II LOS DONCELES TRAIL


Domingo 15 de febrero de 2015, Agramón-Hellín, varias pruebas, 28 kms 1450 des(+) y 14 kms 600(+), marcha senderista y los Donceles Trail Kids.

Un gran fin, todo un homenaje a la Sierra de los Donceles, que sufrió un incendio en el año 2012 y parte de lo recaudado fue donado para su repoblación y recuperación.

 

Participación del club con estrenos de compañeros y grandes resultados:

Prueba 28 kms.

PG PC D APELLIDOS NOMBRE S CATEGORIA CLUB TIEMPO RITMO

46 33 14 BUSTOS MOLINA FERNANDO M SEN-M CARTAGENA TRAIL 03:48:50 08:10

 

Prueba 14 kms.

201 131 264 EGEA ALCARAZ CHENCHO M SEN-M CLUB CARTAGENA TRAIL 02:30:03 10:43

223 142 446 GARCIA GÓMEZ JOSE M SEN-M CARTAGENA TRAIL 03:05:07 13:13

 

Enhorabuena a los tres!

 

No hemos encontrado ninguna fotografía de nuestros compañeros en la prueba de 14 kms, nos gustaría poder incluirlas. Gracias!

 - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Crónica de Fernando Bustos (Prueba 28 kms.)

DONCELES TRAIL 2015

 

Esta historia comienza cuando después de prepararme todo la noche anterior a la de la carrera me voy a la cama. El sueño no se apodera de mí, mi gran preocupación es la de si seré capaz de aguantar los 28km y los 1500m de desnivel +. Mi última carrera de montaña fue la Cartagena Trail y desde entonces no he podido entrenar por motivos de trabajo y de que en Albacete por no haber rampas o cuestas no hay ni para minusválidos…TODO LLANO!!

Bromas aparte, suena mi despertador. Me levanto y comienza el famoso protocolo de todo runner y que sabéis muy bien cual es. A las 07:10 voy ya camino de Agramón con la incertidumbre de si llegaré a tiempo, si me perderé por el camino y demás. Al final consigo llegar. Recojo mi dorsal y ahora solo toca esperar a que nos empiecen a llamar, a llegar al corralito y a que comience esta nueva aventura.

09:30 comienza la prueba.

La salida es escalonada, no hay mucha gente o al menos es lo que a mí me parece. Cuando empezamos a salir del campo de futbol miro al horizonte donde puedo observar que hoy ha venido gente muy fuerte (solo hay que ver el tiempo que hizo el ganador, 2:30h)

Los primeros  kilómetros son bastante agradecidos ya que durante esos 4km de llaneo con pequeñitos desniveles negativos se agradece para ir poniendo a tono y calentando las piernas para lo que más tarde nos espera.

Después de cruzar de mala manera un pequeño riachuelo saltando entre piedras, a cada cual más inestable, ya se puede vislumbrar la primera subida. Es el km 4 aprox y empieza a picar desde el principio. Es el momento de dejar de correr, manos en cuádriceps, cabeza agachada, mirada al suelo y comenzar a andar. Al principio bajo mi punto de vista existe una pequeña pega y es que hay barro de la lluvia de la noche anterior y el suelo tiene mucha piedra inclinada lo que me hace resbalar y me quita toda esa seguridad que hasta entonces poseía.

Una vez en la cresta de la montaña comienza un cresteo de sube/baja con el hándicap de que nos encontramos con el personal de la marcha que salió a las 08.30h. Hay ciertas zonas un poquito técnicas y cuando me quiero dar cuenta veo que a mi izquierda hay un cortado bastante sugerente, es el momento de poner los 5 sentido y no resbalar y si resbalas que sea a la derecha por nuestro bien.

Una vez terminado el cresteo comienza una bajada bastante bonita, fácil y rápida donde los que sepan bajar pueden recortar muchiiiiiiiiiiisiiimoooo tiempo. No es mi caso, jejeje. Una vez llegado a la base comienza de nuevo otra subida que al menos para mí fue la peor, tal vez porque empecé a darme cuenta de que en la anterior bajada apreté demasiado y mi Vasto Interno me estaba avisando. Ya llevo 10km de carrera. Una vez coronado el segundo pico comienza otra bajada bastante bonita y cómoda con algún que otro sustillo por culpa de ello. Que mala es la relajación en este tipo de carreras!!!

Terminada la senda de bajada acabamos metiéndonos en una pista o camino donde los verdaderos runners pueden bajar de tiempo de manera infinita. Tras 10´de pista, llegamos al Km 16 donde se encuentra el avituallamiento que antecede a la que dicen que es la peor subida de la carrera aunque a mí no me lo parezca. Son 3km de subida donde apenas existen lugares donde descansar. Lo peor de esta subida además de esos pensamientos tipo: ¿qué hago aquí?¿qué necesidad tengo de sufrir? Y encima pagando…bueno a lo que iba que al final me lio. Lo peor fue que esta es la zona fea de la carrera ya que entramos en una zona donde se puede ver como el fuego arrasó parte de esta sierra, pero bueno , entre risas comentarios de gente y demás se hace más agradable todo.

Una vez llegado a la cima comienza el descenso. Un descenso bajo mi punto de vista súper bonito.  Senda bien marcada, labrada por los compañeros precedentes, con zonas de luces y de sombras que le dan ese toque “mistico” a la zona y si a eso le sumamos que voy totalmente solo…buffffff una pasada!!!

Avituallamiento en el km 22. Aquí es cuando de verdad quiero morirme!! Solo quedan 5km pero con diferencia los peores kilómetros desde que empecé esta andadura por los montes manchegos. Ya no existían ni desniveles ni cuestas ni zonas técnicas: VIENTO!! Y encima de cara para más Inri pero bueno poco a poco y poniéndome en modo “encefalograma plano” voy comiendo terreno al terreno hasta que por fin entro de nuevo al Campo de Futbol y en un giro a derechas afronto la llegada a meta. Por fin terminé, contento y con un tiempo mejor de lo que pensaba que haría, 03:48h.

Como finalización de esta pequeña crónica he de felicitar a la organización del evento ya que todo, bajo mi punto de vista, estuvo genial: avituallamientos, personal, ambulancias, guardia civil, indicaciones etc…con un solo pero y que conste que es con siempre, ánimo constructivo: las cintas de balizamiento deberían de haber sido de otro color ya que al ser blancas y hacer un tiempo un poco nublado, induce al error ya que éstas se mimetizan con el terreno. Por todo lo demás un 10.

                                                                                      Fantástica crónica, muchas gracias Fernando!